Viernes 03 de Abril de 2020
  

N Noticias Nacional

La Deconstrucción Cultural del Centro de Ciencias de Sinaloa

La  Deconstrucción Cultural del Centro de Ciencias de Sinaloa

,
Por José  Gaxiola  López  

¿Ciencia en  Sinaloa?  ¿Ahí,  donde  termina  la  cultura  nacional  e  inicia  la  carne  asada?.  Donde  se  decía  (o  dice)  “eso  no  tiene  ciencia”  para  descalificar  cualquier  habilidad  o  logro   de  alguien. 

Hace  40  años,  presenté  la  iniciativa  de  un  centro  para  la  solución  tecnológica   de  los  problemas  en  el  área  rural,  las  altas  autoridades  sostuvieron  que  tenían  muchos   ingenieros  para  ello.  La  suspicacia  se  repitió  al  iniciar   el   CCS,  pero  con  sus  datos   demostramos  la  deficiencia  en  la  enseñanza  de  la  ciencia  y,  en  gran  medida  inclinando  al   joven  en  la  formación  en  carreras  distantes  de  las  ciencias  naturales  y  exactas. 

En  Sinaloa   necesitamos  la  ciencia  que  “tenemos”  (¿?),  sostenían,  la  única  inteligencia  que  importa  es   la  del  gobernador,  él  decide  reconocimientos  y  quien  es  o  no  brillante.  Hablo  de  secretarios   de;?  educación,  finanzas  y  generales  de  gobierno,  coordinador  de  asesores  del  gobernador   de  diferentes  administraciones  estatales,  que  hacían  voz  a  lo  que  rumiaban  otros  políticos.   

La  ignorancia  científica  es  peligrosa  cuando  un  político  hace  gala  de  esa  condición  para   tomar  decisiones,  como  el  introducir  una  planta  a  una  región  porque  a  su  esposa  le   gustó,  provocando  plagas  difíciles  de  combatir,  cuando  compra  tecnología  obsoleta  o   “apantallante”.  Unos  illuminati  que  creen  saber  lo  que  es  mejor  para  la  ciencia  de  un  lugar,   no  las  vaciladas  de  los  académicos,  a  quienes  se  les  descalifica. 

Los  sabios  británicos, educados  en  un  contexto  eficientista,  niegan  al  Estado  el  derecho  de  indicarles  lo  que  deben   investigar,  incluso,    defienden  a  otros  víctimas  de  agresiones  por  gobiernos  extranjeros.  

Hay  ignorancia  social  cuando  se  estigmatiza  una  enfermedad,  o  no  saber  combatir  una   epidemia,  o  cuando  se  adoptan  tratamientos  y  medicamentos  milagrosos. 

Todo  por  la   falta  de  cultura  científica  para  criticar  al  gobierno  y  la  sociedad  dejarse  llevar  por   charlatanerías.  Contra  esos  molinos  de  viento  te  enfrentas  me  advirtieron  calados   periodistas  locales.  Según  la  teoría  de  M.  Cereijido,  contra  varios  hijos  de  puta.  

Al  construir  el  CCS,  había  en  el  país  poco  esfuerzo  por  divulgar  el  avance  científico.   Estaba  ausente  en  la  mayoría  de  los  medios  masivos,  prensa,  radio  y  TV.  Había  menos   de  50  revistas  científicas  nacionales  en  todas  las  ramas.  Apenas  una  decena  de   divulgación,  que  en  Sinaloa  no  se  conseguían,  contra  más  de  1200  revistas  de  comics,   de  mujeres,  de  espectáculos,  deportes  y  otros  en  los  puestos  de  periódicos. 

La  divulgación   cultural  en  Sinaloa  se  centraba  en  las  artes,  la  ciencia  no  aparecía  (¿aparece?)  en  los   programas  culturales  del  gobierno.  Obviamente,  ausente  de  los  medios  de  información.  Por   otro  lado,  el  número  de  investigadores  en  el  SNI  se  contaban  con  los  dedos,  un   desarrollo  industrial  y  unas  IES  sin  potencial  de  crear  tecnología.  Los  estudios  exploratorios   que  hicimos  entonces,  fueron  confirmados  en  investigación  posterior  de  Santos  L.  Leyva.   En  esas  condiciones,  el  CCS  tenía  la  tarea  de  introducir  en  la  cultura  estatal  el  tema   científico. 

De  la  forma  material  e  inmaterial  incorporada  en  los  objetos  y  servicios  que   usamos,  por  la  cual  nos  relacionamos  en  nuestra  vida  cotidiana.  En  los  saberes  y  actitudes;?   en  el  valor  para  la  salud  y  el  bienestar;?  en  la  asimilación  de  la  información  y  un  lenguaje.  En   la  modificación  de  ideas  y  posibilidad  de  evaluar  falsas  noticias,  generando  opiniones  y   disposición  a  la  acción,  sea  como  consumidor  exigente  o  crítico  de  lo  que  le  llega  a  través   de  los  medios. 

Para  reducir  riesgos  y  adquirir  mayor  seguridad  ante  las  falsedades  de   argumentos  e  imposturas  de  la  seudo--ciencia.  Habría  que  incidir  en  las  lecturas  científicas   de  los  jóvenes  para  que  dejen  de  contestar  “no  sé”,  porque  en  Sinaloa  leían  (¿leen?)  muy   poco.  Elmer  Mendoza  hace  esfuerzos  por  corregir  esta  situación.    

El  CCS  contaba  con  un  centro  de  documentación  con  las  revistas  científicas  nacionales  y   las  de  divulgación,  para  que  profesores  de  nivel  pre-universitario  y  el  público  las  consultara.   El  primer  servicio  de  internet  gratuito  en  el  estado.  Una  videoteca,  una  mapoteca,  un   planetario,  un  área  de  exposiciones  interactiva  para  niños  y  adolescentes,  un  auditorio  de   teleconferencias.  Todo  ello  demolido.  Se  incorporó  en  los  periódicos  locales  una  página  de   la  ciencia,  se  creo  un  programa  de  radio,  un  boletín  de  actualidades  y  efemérides  científicas, conferencias,  mesas  redondas  y  diversos  cursos,  apoyado  por  El  Colegio  de  Sinaloa.     Tratamos  de  que  la  ciencia  fuera  parte  de  la  cultura  estatal,  en  los  términos  como  C.  Snow   lo  hizo  en  Inglaterra  y,  sobre  el  cual  Hugo  Aréchiga  y  yo  publicamos  un  librito.  

En  la  deconstrucción  cultural  del  CCS  importa  la  concepción  frívola  lúdica  turistera  de   entretener  al  cliente,  al  público  con  performance  (que  en  ciencia,  decía  B.  Russel  ya  no   aprende).  Dicen  que  será  adaptable  a  sus  necesidades  “donde  los  visitantes  pueden   cocrear  (sic)  compartir  e  interactuar”…“enfrentar  los  desafíos  de  la  sociedad  actual  de   manera  proactiva”…“construir  puentes  para  un  mundo  pacífico  y  de  definir  un  futuro   sostenible”…“creando  tradiciones  que  tendrán  nuevos  significados  para  las  generaciones   futuras  y  relevancia  para  un  público  global”… 

Así,  o  más  diarrea  verbal  de  los  operadores   de  tal  desaguisado  defendiendo  su  chamba.  Así  aumentaran  la  cultura  científica,  dicen.    

Para  en  los  últimos  3  lustros  los  científicos  han  tomado  la  batuta  de  la  divulgación  científica.   Gente  preparada  por  años  en  sus  disciplinas,  con  autoridad  incursiona  en  los  medios,  evita   malos  entendidos,  distorsiones  informativas  y  opina  con  pertinencia  de  la  naturaleza  que   investigan.  Atemperando  exageradas  noticias,  muchas  sin  evidencia  empírica  que  generan   ansiedad  innecesaria  en  la  población. 

Los  científicos  que  crearon  el  proyecto  Messenger,   catapultaron  a  más  investigadores  para  mejorar  la  calidad  de  la  información  científica   difundida  a  través  de  los  medios  europeos.  Los  hay  a  nivel  pedagógico  y  para  el  gran   público.  Desde  los  muy  reconocidos,  hasta  premios  nobel  que  contribuyen  al  debate  con   los  comunicadores  y  con  representantes  de  la  sociedad,  generando  aportes  prácticos  y   disminuyendo  riesgos  en  la  trasmisión  de  datos  científicos.    

La internet,  las  tecnologías  de  comunicación  e  información,  las  aplicaciones  y  algoritmos,   revolucionan  la  operación  de  las  revistas  científicas;?  las  de  divulgación;?  las  redes  de  datos;?   los  programas  de  edición  de  materiales  didácticos;?  las  librerías  y  bibliotecas  digitales;?   salvaguardar  de  nuestro  inventario  cultural  es  más  factible. 

La  teleinformática  transformó  la   manera  de  divulgar  la  cultura  científica.  La  formación  y  actualización  en  línea  es  una   realidad.  Cualquier  niño  y  joven  puede  por  internet  (¡y  debe!)  acceder  información  sobre   ciencia  y  tecnología.  Hay  canales  internacionales  de  divulgación  en  español. 

Las  TIC  dejan   obsoleta  cualquier  exposición  del  formato  que  sea,  especialmente  las  lúdicas  y  los  babosos   “cruces  de  lenguajes  de  arte  y  ciencia”.  Pronto  serán  realidad  el  internet  semántico  y  la   comunicación  de   hologramas.   Lástima   MarQuirito, 

Sinaloa   no  necesita  un  museo  de   ciencia,  si  no  un  centro  que  dote  a  los  niños  y  jóvenes  de  las  capacidades  cognitivas  para   interpretar,  seleccionar  y  utilizar  el  conocimiento  existente  aumentando  sus  posibilidades   creativas,  su  situación,  su  elección  y  calidad  de  vida.     

 

RNotas Relacionadas