Martes 26 de Mayo de 2020
  

N Noticias Nacional

Pluma Invitada P23: El rey desnudo

Pluma Invitada P23: El rey desnudo

,

Por Soledad Jarquín Edgar

SemMéxico,18 de mayo, 2020.-  La Fábula del ReyDesnudo, de Hans Christian Andersen (1805-1875), parece tomar cuerpo en lo quehoy vive el país. En medio de una pandemia, las mexicanas o gran parte deellas, confinadas en sus casas por más de cuarenta días enfrentan la otrapandemia, la que siempre ha existido, la “pandemia sombra” de la violencia machista.

Lasafirmaciones, una y otra vez, de quien dirige la nación, Andrés Manuel LópezObrador, dejan claro que tenemos una especie de rey desnudo, uno al que suscercanos y cercanas le aplauden, le dicen que lleva sobre su cabeza las mejoresideas y las más excelsas decisiones, que solo lo que afirma tiene valor. Elresto, los hechos concretos, las estadísticas, la vida cotidiana, lo que pasadentro de la casa donde conviven encerradas por la pandemia ellas, sushijas-hijos, y sus parejas, muchas veces sus violentadores, son realidades deotro cuento.

Lasmujeres organizadas, las que se dedican a dar acompañamiento a las víctimas dela violencia machista lo han dicho claro y fuerte #NosotrasTenemosOtrosDatos,lo mismo han explicado desde la Red Nacional de Refugios, que ha sido concretaal señalar que las denuncias muestran que hay un incremento y este varía deacuerdo con la entidad, la ciudad o el municipio del que se habla.

Lasmujeres tienen datos concretos y viven los hechos. Fueron las feministas, lasorganizadas, las que antes que nadie, advirtieron lo que podría pasar con elconfinamiento y fueron ellas las primeras en responder. Hay varios ejemplos alo largo y ancho del país, son varios casos donde ellas han actuado gracias a laexperiencia sumada durante años y otros con cierta improvisación, pero conresultados. Mujeres, muchas de ellas resilientes, víctimas directas oindirectas de la violencia, sobrevivientes, que apoyan a otras mujeres.

Asíque, eso que no quiere reconocer el presidente Andrés Manuel López Obrador,primero que las mujeres existimos, segundo que la violencia machista semanifiesta en todos los ámbitos de nuestra vida y tercero, que hoy estápresente en miles de “dulces y apacibles hogares” durante la cuarentena queahora transita llena de incertidumbre hacia “una nueva normalidad”, conestragos catastróficos en muchos otros ámbitos sociales y donde las mujeres,que sí existimos, la estamos pasando mal por muchas circunstancias.

Sinembargo, desde el palacio nacional se sigue negando. El rey sigue caminando sinun traje real, desnudo, porque nadie de sus colaboradores cercanos y todoindica que también sus colaboradoras, le dicen que se ha equivocadosistemáticamente. No sé si es miedo o se han enfermado ya de lo mismo quepadece el rey. Por ahí, mientras pasa el rey entre los pasillos o mientrascamina vía la televisión o las redes sociales, entre el pueblo se escucha otravoz: “¡el rey está desnudo! #NosotrasTenemosOtrosDatos, le dicen, pero nadieparece escuchar.

Novisibilizar un hecho real, que cuesta desde inestabilidad emocional hastavidas, parece ingresar a la normalidad de nuestro personaje, algo que, porcierto, no está pasando en otras naciones. En España, el gobierno lo que hizofue crear un fondo de ayuda para las víctimas, así ellas pueden alejarse de susmaltratadores. En México la reacción ha sido tardía, es verdad que se liberaronlos recursos retenidos –pienso que hasta de forma ilegal- para refugios y contristeza vemos que empiezan, más de 50 días después de iniciado elconfinamiento, a emitirse guías para que las mujeres sepan qué hacer en caso desufrir violencias machistas. No es broma, es una realidad.

Sinembargo, es cierto: el tapabocas no nos calla, expresan las mujeres organizadasa través del activismo digital y mediático que sigue actuante pese al confinamientopreventivo y obligatorio, porque así es ¡no, nos van a callar!

Loque debería saber el rey de jauja, es decir AMLO, es que el fenómeno no esexclusivo de México, está sucediendo en todo el mundo, ONU Mujeres ya lo dijo,una de cada tres mujeres ha padecido algún tipo de violencia en su vida. Lo quehace la diferencia, entre las naciones es la forma en que cada gobernanteresponde. Hay que decirlo, ninguno de los actuales mandatarios de Latinoaméricaha negado la existencia de la violencia ni ha dicho que el 90 % de los reportesson mentira.

EnPerú, por ejemplo, esto de acuerdo con información tomada de France24, afinales de abril se emitió un decreto para que las y los jueces otorguenmedidas de protección urgentes como el retiro del agresor del hogar, sinnecesidad de audiencias durante la emergencia sanitaria.

EnArgentina, el Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad de ese país,aceptó el incremento de violencias patriarcales en un 39 por ciento, tampocotapan el sol con un dedo, sostienen que sí, que aumentaron los feminicidios y,al igual que en México, las organizaciones no gubernamentales implementaronacciones, pero el gobierno también hizo lo suyo y no dijo que era una fantasíade las mujeres.

Y,a todo esto, claro, habrá que agregarle el cúmulo de actos de simulación quehoy realizan muchos de los mecanismos para el adelanto de las mujeres en todoel país, me refiero a las Secretarías o Institutos, así como Tribunales oFiscalías. Porque de verdad, si las cosas fueran efectivas algo, al menos algo,habría cambiado y hoy no tendríamos que ver las tremendas cifras de la violenciamachista incrementadas, sí, por el Quédate en Casa, que se emitió para evitarcontagios, pero que sigue provocando heridas y muerte entre las mujeres y lasniñas, pese a que AMLO dice que no, qué no es cierto, para mala suerte y vergüenzade las mexicanas que podemos ver que el rey camina desnudo.

RNotas Relacionadas