Lunes 11 de Noviembre de 2019
  

S Sinaloa Sur

El otro informe del Químico: co-gobierna con las hermanas Peña Chico, gastó más de 387 mp en viajes sin justificar y autopagó a Morena 287 mp

El otro informe del Químico: co-gobierna con las hermanas Peña Chico, gastó más de 387 mp en viajes sin justificar y autopagó a Morena 287 mp

,
  • Las hermanas Gabriela y Claudia Peña Chico controlan espacios estratégicos de la administración pública con por lo menos 70 incondicionales.
  • De mayo a octubre Químico gastó 387 mil 976.73 en “promoción turística” sin informes ni  resultados.
  • Ayuntamiento entregó a Morena 287 mil 586 pesos entre junio y septiembre 2019.-

Por Mario Martini
Primera Parte

Ignorando olímpicamente las metas del Plan Municipal de Desarrollo 2019-2021 y evidenciando la mediocridad e impericia de un gobierno que al último día de septiembre registró en los estados financieros la inversión pública directa más baja de la historia contemporánea con menos del 6% del presupuesto anual que supera los 2 mil millones de pesos, el anterior 31 de octubre el Químico Luis Guillermo Benítez Torres del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) presentó el primer informe de gobierno en un evento masivo policialmente controlado para evitar la libre manifestación de ciudadanos olvidados por su administración, al que los invitados tuvieron que vestir obligatoriamente con guayaberas yucatecas y vestido de coctel blancos para proyectar seguramente el mensaje de pureza tropical que, como aura divina, rodea a la pareja presidencial.

Por supuesto, en este informe no existió la mínima autocrítica por las obras o acciones que dejaron de hacerse en cuanto a metas del plan trianual ni mucho menos fueron reconocidos rezagos en materia de urbanismo, seguridad y servicios públicos como tampoco asomaron destellos de la necesaria humildad política. En cambio, el alcalde aprovechó el escenario y presencia del secretario de Turismo que asistió en representación de Quirino Ordaz Coppel estado para -en un hecho inédito por descortés e impreciso- recriminar públicamente al gobierno del estado la falta de acciones e inversión para promover al puerto después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador canceló el Consejo de Promoción Turística de México (Cptm). Fue una agresión política directa que provocó el desmentido posterior de la Secretaría de Turismo: “este año llegarán a Mazatlán 3.5 millones de turistas en más vuelos y cruceros gracias a la inversión de 6 millones de dólares en promoción”. Para nadie es secreto que después del Tianguis Turístico las cifras de turismo en general se han disparado en todo sentido, pero no ocurre lo mismo con la justicia social y los servicios públicos municipales que permanecen rezagados frente a las crecientes exigencias de la demanda, esos sí  temas de absoluta responsabilidad del gobierno municipal.

Benítez Torres tampoco informó que en su primer año descarriló al movimiento político que lo llevó al poder para imponer su proyecto político personal; entregó el poder a operadores políticos panistas; cedió la autoridad en espacios estratégicos a la familia Peña Chico; entre denuncias de corrupción desatendidas, desmanteló al Instituto de Cultura que tardó 40 años en consolidar un proyecto para convertirlo en promotora de espectáculos; ordenó personalmente bloquear la justicia social para cientos de colonos que viven en la incertidumbre jurídica; fue gestor activo de fuertes acreedores del Ayuntamiento; y finalmente dio por terminada la relación con amigos y compadres  que lo acompañaron cuando nadie daba un centavo por él. Eso sí, informó lo que íntima y esquizofrénicamente ha repetido una y otra vez: “todo está muy bien en Mazatlán, donde todo mundo está feliz con su gobierno”.

Un buen ejercicio de transparencia hubiera sido contrastar las metas trazadas en el Plan Municipal de Desarrollo con los avances del primer año. Pero como no ocurrió así, P23 pone a disposición de los mazatlecos “El Otro Informe del Químico” que publicaremos en tres partes bajo los siguientes apartados:
1.-Transparencia y anticorrupción
2.-Desarrollo Social, Planeación Urbana y Obra Pública
3.-Cultura
4.-Situación financiera

1.-Transparencia y anticorrupción

En el corto período de 365 días, Benítez Torres logró lo que parecía imposible: acabar con su honra personal y liquidar el prometedor futuro político que el primero de noviembre de 2018 lo proyectaba como el mejor presidente municipal en la historia política de Mazatlán.

Aunque no llegó al gobierno por méritos propios, virtudes personales, trabajo político estructurado, liderazgo social o carisma, arribó a la presidencia con la enorme legitimidad de unos 80 mil votos indiscutibles, favorecido por la pésima decisión del PRI y PAN de enviar a la competencia cartuchos quemados y desprestigiados y –sin duda- al inesperado envión nacional que provocó Andrés Manuel López Obrador que llevó al poder a candidatos que no hicieron campaña, estaban enfermos o en prisión que jamás imaginaron ganar, como fue el caso de Benítez Torres que al conocer el sorprendente resultado oficial de las elecciones confesó a su entonces íntimo amigo Oscar Blancarte Pimentel: “ni yo me la creo...”

Varios meses después de asumir la presidencia municipal, presentó el Plan Municipal de Desarrollo 2019-2021 bajo el compromiso de “austeridad, honradez, transparencia, resultados y cumplimiento de promesas” que sería aplicado a través de los ejes “bienestar para el pueblo; prosperidad y crecimiento económico; servicios públicos y desarrollo urbano sustentable; orden y seguridad y gobierno eficiente y transparente”, ninguno de los cuales fue abordado en su primer informe de gobierno, un informe a imagen y semejanza del Químico.

De acuerdo con las metas del Plan 2019-2021, en el rubro de transparencia, rendición de cuentas y anticorrupción que le generó muchos votos de mazatlecos hartos de la impunidad y corrupción de gobiernos panistas y priistas, “el Órgano Interno de Control deberá realizar en el trienio 1,116 revisiones a dependencias del gobierno municipal”. Es decir, en 2019 debieron ejecutar por lo menos 372 revisiones administrativas que no fueron mencionadas en el informe del 31 de octubre.

Otra meta del plan trianual es “crear el Consejo Consultivo Profesional Ciudadano para prevenir la corrupción ciudadana y del gobierno”. Para cumplir con ella, el 5 de abril el Ayuntamiento de Mazatlán y la Asociación de Colegios de Profesionistas de Sinaloa A.C., firmaron un convenio para formalizar este consejo a modo que hasta la fecha no ha informado públicamente de sus actividades y simultáneamente negó tres peticiones de audiencia a la Contraloría Ciudadana A.C., que plantea la firma de un convenio de colaboración para coadyuvar en temas de transparencia, rendición de cuentas y anticorrupción. Y aunque la ley no lo obliga, Benítez Torres decidió no formalizar el Sistema Municipal Anticorrupción que hubiera fortalecido la intención real de ir contra opacidad y corrupción. No existió voluntad política en este primer año de gobierno.

También es meta establecer 60 comités de obra de Contraloría Social mediante la promoción de la participación ciudadana. No informa sobre la formalización de por lo menos 20 de estos comités que corresponderían al primer año, pero asegura que “realizaron 46 auditorías técnicas a la obra pública”.  El plan trianual incluye suscribir 15 convenios de colaboración con personas físicas y/o morales, así? como con cámaras empresariales “con la finalidad de promover una cultura ética en las contrataciones públicas”, lo que tampoco fue considerado en el primer informe.

Otra meta es supervisar la presentación del 100% de las Declaraciones Patrimoniales de Servidores Públicos municipales. En su informe, Benítez Torres sostiene que el OIC recibió 4 mil 046 declaraciones patrimoniales sin precisar si se trata del 100 por ciento de la meta.

Otro punto fundamental del plan es realizar 37 auditorías financieras a las dependencias municipales y 36 revisiones de control interno del cumplimiento de las normas en los estados financieros municipales. Fue pública la decisión del presidente para que la Síndico Procurador Elsa Bojórquez no pudiera auditar a la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado; a los Institutos Municipales del Deporte (Imdem) y de la Mujer (Ismujer). La única auditoría realizada fue al Instituto de Cultura Arte y Turismo de Mazatlán que reveló corrupción, malos manejos, tráfico de influencias, nepotismo y uso indebido del servicio público. Esta revisión generó denuncias administrativas ante la Auditoría Superior del Estado y Comisión Fiscalizadora del Congreso del Estado, reservándose la acción penal en algunos casos. Incluso no sólo fue incumplida la meta de realizar 3,500 órdenes de visita de inspección a JUMAPAM sino que desde la presidencia municipal fue bloqueado el acceso a los auditores de la Sindicatura en Procuración.

Otra meta del plan es instalar 30 buzones ciudadanos para “denunciar hechos de corrupción y faltas a la integridad de servidores públicos” que tampoco fueron mencionados por el alcalde en su singular y blindado informe de gobierno. ¿Alguien ha visto alguno de estos buzones?

Tampoco mencionó regularizar tomas de agua de 600 locatarios de mercados municipales; impartir 9 cursos de capacitación en Universidades con la asistencia de 500 participantes. Cumplió parcialmente la meta de atender 4,500 solicitudes de acceso a la información por ventanilla e INFOMEX al registrar 1,123 solicitudes atendidas cuando debieron ser por lo menos 1,500.

En el informe puso en evidencia que la administración municipal ha sido inestable, por decir lo menos, ya que en los primeros 10 meses de gobierno fueron despedidos 30 funcionarios responsables de área que “realizaron 169 procesos de entrega-recepción”, lo que evidentemente debió incidir en la productividad del aparato municipal.

Ninguno de los siguientes rubros, que si bien son de alcance trianual, fue abordado al detalle y con respaldo estadístico por Benítez Torres en el primer informe de gobierno:
  • Implementar el sistema contable armonizado para dar seguimiento a la contabilidad del gobierno municipal a través del presupuesto basado en resultados (PBR) en el 100% de las áreas municipales.
  • Promover reformas al Reglamento de condominios e inmuebles en tiempo compartido en el municipio (OPC ?s).
  • Promover reformas al Reglamento de Paseos en Catamarán y al Reglamento de Espectáculos y Diversiones Publicas en el municipio.
  • Actualizar 30 normas y reglamentos municipales; crear la Normateca Municipal con leyes y reglamentos municipales.
  • Realizar la reforma administrativa en todas las áreas y organismos del gobierno municipal. Digitalizar documentos de cabildo para crear un archivo digital.
  • Implementar la memoria organizacional del gobierno municipal a través de un archivo digital de los documentos legales generados por esta administración y rescatar el archivo histórico municipal, única meta que fue atendida parcialmente.

Cofradía familiar
Pero la opacidad y bloqueo desde la presidencia de la tarea investigadora de la Síndico Procurador esconden un propósito íntimo: el nepotismo de la presidente del DIF municipal Gabriela Peña Chico, divorciada del arquitecto Ernesto Guzmán Gárate, y actual pareja sentimental de Benítez Torres, quien ha negado que exista esta violación a la ley de su parte por la simple y sencilla razón de que no están casados, lo que es cierto  ya que el alcalde sigue casado con la también químico Kathy Ocaranza de Benítez, madre de sus tres hijos que se dedican a otras actividades lejos de la administración pública. Aun que recientemente se refiere a la primera dama como “mi esposa”, algunas versiones sin confirmar aseguran que la familia del alcalde rechaza la posibilidad de un divorcio. Pero además del nepotismo, la doctora Elsa Bojórquez Mascareño respaldó probatoriamente la denuncia de tráfico de influencias y uso indebido del servicio púbico que se han estrellado en el muro de Rafael Padilla, titular del Órgano Interno de Control, que ha hecho un espléndido trabajo a favor de la familia política del presidente al congelar cualquier acción o sanción en este sentido.

Gabriela Peña Chico y Luis Guillermo Benítez Torres se conocieron hace unos 10 años en una reunión concertada por amigos en la recién inaugurada Plaza Condesa, ubicada en la avenida Miguel Alemán, propiedad de Selene Velarde, comadre de Claudia Peña Chico. A partir de entonces fueron afianzando una relación que no tardó mucho tiempo en hacerse pública ante el presunto rechazo de la familia de Benítez Torres, quien decidió ignorar la oposición, continuar con la nueva relación e incluso la incorporó a su tertulia en el ya famoso taller de Víctor Ibarra en la calle México. Servicial como pocas, Gaby fue ganándose la confianza del alcalde y de sus contertulios al grado de convertirse rápidamente en su tesorera personal, pues es público que al alcalde le gusta presumir una cartera repleta de billetes de 500 pesos. “Gabita”, como le dice de cariño, fue metiéndose como la humedad hasta que con el apoyo de su hermana Claudia, dedicada a la venta de ropa, asumió el control de la oficina de Morena en Mazatlán, coto familiar que sigue administrando las prerrogativas municipales que la tesorería municipal entrega religiosamente cada mes. Paralelo 23 identificó entregas por 287 mil 586 pesos, correspondientes al 20 de junio anterior por 112 mil 840 y 115 mil 563 pesos y otra por 59 mil 143 pesos el 20 de septiembre. ¿Quién da cuenta a la militancia morenista de estos recursos?

Desde las oficinas de Morena en la calle Melchor Ocampo, enseguida del laboratorio familiar, las hermanas Peña Chico –específicamente Claudia- palomearon e integraron los expedientes del gabinete y desde entonces comenzaron a controlar al gobierno municipal desde el Dif; Proveeduría Municipal; Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado; Instituto Municipal del Deporte; e Instituto de Cultura, Arte y Turismo; y dejaron sentir su influencia determinante en decisiones y acciones del secretario del Ayuntamiento José de Jesús Flores Segura; David González Torrentera, director de Desarrollo Económico, Turismo y Pesca;  Jorge Estavillo Kelly, director de Planeación del Desarrollo Urbano; y el secretario particular Sergio Rubio.

Para sorpresa de propios y extraños, al mes de asumir el poder Benítez Torres comenzó a mostrar síntomas de esquizofrenia que despertó en él delirios de superioridad, persecución y de manera especial acrecentaron en su interior la teoría del complot (el supuesto paro del transporte público fue la primera evidencia precisa), desplazando definitivamente a la tarea política. En esa temprana y vertiginosa espiral emergieron las primeras luces de inseguridad traducida en soberbia y falta de autoridad traducida en autoritarismo que dejaron el campo libre a las hermanas Peña Chico que fueron sembrando familiares, amigos leales y sumisos y compadres mediocres en espacios estratégicas del gobierno -específicamente en dependencias que manejan recursos financieros, compras y adquisiciones- con la orden directa de vigilar a quienes habían sido designados en varias direcciones por amistad o como recompensa al apoyo brindado en campaña, como lo denunciaron los 2 directores de cultura depuestos. Ese, el de la vigilancia y regateo de autoridad, fue el motivo de la salida de la mayoría de los 30 responsables de área (incluso algunos fueron despedidos directamente por Gabriela Peña Chico). Hasta el momento son un misterio las razones por las que Benítez Torres -que tanto anheló sentarse en la silla presidencial- cedió el poder a su pareja sentimental. ¿A cambio de qué?

Organigrama de la cofradía
Con una red integrada por cuando menos 70 familiares directos, compadres y amigos incondicionales, las Peña Chico infiltraron aliados en todas las dependencias que curiosamente la Sindicatura en Procuración no ha podido auditar por la complicidad del titular del Órgano Interno de Control Rafael Padilla que en por lo menos 3 ocasiones ha recibido el respaldo del propio presidente municipal y de los regidores para incumplir o bloquear las 1,112 revisiones y 37 auditorías generales a secretarías y direcciones del Ayuntamiento y paramunicipales marcadas en las metas del Plan Municipal de Desarrollo La respuesta es sencilla: en todos los casos –regidores y diputados incluidos- hay nepotismo sembrado. Es decir, donde aprieten sale pus.

El entramado empieza en la recepción de la presidencia con Teokjary Fon Morales, sobrina de Gaby y Claudia Peña Chico, quienes desde esa posición de privilegio disponen de información completa y oportuna de las actividades que realiza cotidianamente el alcalde, así como nombres, cargos y asunto a tratar de las personas que recibe.

Marcela Chang Gutiérrez, sobrina de las hermanas, es coordinadora del Centro Integral de Desarrollo Social del DIF. En el Instituto de Cultura fue sembrada su hermana Linda Lydia Chang Guitérrez como directora artística con la orden de hacerle la vida imposible al cineasta Oscar Blancarte Pimentel, quien al término del Carnaval 2019 renunció al cargo por no tener respaldo y confianza de hoy su ex amigo íntimo Benítez Torres para desempeñar el cargo y hacer los ajustes de personal necesarios para llevar al Instituto al siguiente nivel. La presión pública continuó sobre Linda que finalmente fue despedida por Marsol Quiñonez Castro que entró al relevo del cineasta, pero el Cártel familiar la rescató y reubicó en el Órgano Interno de Control –otra posición estratégica- desde donde “capacita al personal del Ayuntamiento”, aunque su nombramiento no aparece en el portal de transparencia del Ayuntamiento. Ella proviene del grupo político de Carlos Felton González y Sylvia Treviño, quienes la reclutaron para el. Estudió en la escuela Chayito Garzón, lo que le permitió trabajar con niñas en una modesta escuela de baile e integrarlas a las comparsas carnavaleras. De acuerdo con el portal de transparencia del Instituto de Cultura hasta el 7 de noviembre 2019 “no hubo ninguna sanción administrativa”.

Sandy Roseme, también sobrina de las Peña Chico, trabaja en la oficina municipal de Relaciones Exteriores. Otra sobrina, Luisa Fernanda Olivas Peralta es subjefe en la Proveeduría Municipal, controlada por Claudia Peña Chico; Humberto Álvarez Osuna, es director del Instituto Municipal del Deporte (Imdem), sobrino político de Claudia Peña Chico.

En Jumapam trabajan también las sobrinas Ruth Nohemí Franco que ocupa la importante jefatura del Departamento de Compras y Servicios Generales y su hermana Leonor Isabel Franco, en sistemas de la misma paramunicipal. En tanto que la ingeniero Silvia Karina Torres Ruelas es gerente de distribución de Jumapam y novia de Gabriel Guzmán Peña, hijo de la mujer del alcalde. Víctor Ignacio Valdez Cárdenas es yerno de Claudia Peña Chico y Gerente de Administración y Finanzas de Jumapam

Laura Morales está en el Acuario y presuntamente sostiene una relación íntima con Marcela Chang del DIF. Marisol Hernández es novia de Manuel Lizárraga, hijo de Claudia, y fue acomodada en Bienestar y Desarrollo Social con el priista Tonatiuh Guerra. Gabriela Hernández trabaja en el Departamento de Mantenimiento del Centro Municipal de Arte y su esposo Roberto Flores es director de Operaciones en el Instituto de Cultura, ambos son compadres de Linda Chang. Irina Enif Aguilar Domínguez, también sobrina de las influyentes Peña Chico, está en comunicación social del Instituto de Cultura. Jahay Hernández, también sobrina, fue descubierta como aviadora en Cultura y despedida por Marsol Quiñonez Castro.

Gabriel Guzmán, hijo de Gaby era funcionario de Conapesca, y Manuel Lizárraga, hijo de Claudia, también. Nadie explica que hayan permanecido después de la renuncia de Verónica Bátiz a la Oficialía Mayor, esposa de Raúl Elenes, titular de Conapesca. Ambos ya salieron de la dependencia.La Teokjary, y las hermanas Sandy, Leonor y Ruth son hijas de amigas de Gaby de toda la vida y del grupo de la hija de Gaby Chantal, todas les dicen “tía Gaby y tía Claudia”, pero no están relacionadas familiarmente pero son incondicionales. Mabel Cardona es jefa de compras en Cultura, cuñada de Linda Chang y sobrina de la pareja del alcalde.

La operación de las hermanas, articulada por esta red incondicional, según pruebas documentales de la Síndico Procurador, es relativamente sencilla: Gaby Peña Chico da instrucciones diarias a todos los directores de las para municipales, mientras que Claudia maneja directa y personalmente las relaciones con los proveedores que tienen que pasar por la Proveeduría municipal.

La red de influencia del Cártel familiar se extiende a otras dependencias y servidores que saben del poder de las hermanas Peña Chico y de su cómplice vulnerabilidad. El licenciado Jorge Daniel Contreras Cruz –hijo de Jorge Contreras, director de comunicación social del Ayuntamiento y leal al alcalde al límite de la sumisión- es jefe de grandes consumidores en la gerencia comercial de Jumapan, en tanto que su hermana Norma Cecilia es jefa de compras en el Acuario; Jesús Eduardo Ostos Torres, supervisor de Egresos, es esposo de Alicia Tirado Bastidas, titular del Órgano Interno de Control en Cultura, Ana Bárbara Velarde Osuna, jefa de cajeras de Jumapam, nuera del doctor Alfonso Sandoval, director de Servicios Médicos; Míriam González y su esposo, Jesús Ernesto Cristerna, hija y yerno del diputado local, Mario Rafael González; y Eloy Ruiz, hijo del diputado federal, Maximiliano Ruiz.

Por supuesto en esta primera cernida no están todos los que son ni son todos los que están, pero seguramente se irán sumando más casos cuando los expedientes sean públicos.

Viajero que vas
Sin justificarlos ni incluirlos en su primer informe de gobierno, el alcalde realiza viajes una o dos veces por mes a diferentes lugares del país o del extranjero con la explicación simple de que lo hace para “promover al destino” sin informar resultados o beneficios. Comenzó con cierta timidez en los primeros meses de gobierno en los que no aparecen gastos para viáticos, pero conforme pasaron los meses fue agarrando confianza como lo hace el personal del servicio doméstico. Hace unas semanas, en la inauguración de un desarrollo inmobiliario de la familia Clouthier, el alcalde aceptó que ha tenido errores en este primer año pero advirtió que “ya aprendió, lo que queda en evidencia al revisar los gastos del viajero que va. Hasta la fecha ha realizado los siguientes viajes con viáticos del erario público sin que exista documento o reporte de los beneficios alcanzados en sus gestiones.

De acuerdo con la relación de viáticos obtenida por Paralelo 23, el Químico Benítez Torres recibió de mayo a octubre 387 mil 976.73 para cubrir gastos de viajes sin que existan reportes públicos de las gestiones realizadas, beneficios obtenidos, acuerdos o inversión de retorno para Mazatlán a razón de 64 mil 662.78 mensuales. Por supuesto, no los incluyó en el primer informe de gobierno, en el que muy genéricamente menciona que la llegada de turistas “creció en 26 por ciento, 32 por ciento en Semana Santa y 8.3 en verano”, pero sin explicar origen o causa del incremento. Luego hizo un breve recuento de su participación en eventos promocionales, como el Cervafest 2019 “con asistencia de 30 mil personas”, el Tianguis Turístico de Acapulco donde más de mil 300 compradores “pudieron conocer las bondades turísticas, culturales y gastronómicas de nuestro municipio”, el primer encuentro de Ciudades Hermanas en Tijuana y la criticada muestra gastronómica de pescados y mariscos “en el marco del 80 aniversario de la Banda El Recodo”, celebrado en la Cámara de Diputados de la ciudad de México. Hasta la fecha ningún diputado federal que disfrutó “los majares del mar mazatleco” ha sido recibido como visitante distinguido en el puerto.

Seguramente por olvido, el presidente municipal no mencionó en su primer informe todos sus otros viajes ni incluyó el lucidor informe de resultados, por lo que Paralelo 23 los recupera en esta entrega como un adendum al informe oficial:

El 7 de mayo le repusieron gastos por viáticos por 5 mil 882 pesos y el 20 de mayo tesorería pagó a la agencia Viajes Río Baluarte 21 mil 398.17 pesos –sin precisar concepto- correspondiente a la “primera cumbre de alcaldes de América del Norte que se celebró del 6 al 8 de junio 2019 en Los Cabos, Baja California Sur”.

En ese evento varios presidentes municipales suscribieron acuerdos de amistad y cooperación con sus homólogos de Estados Unidos, pero por ninguna parte aparece el de Mazatlán. Por ejemplo, los alcaldes de las ciudades de Nuevo Laredo, Tamaulipas, Enrique Rivas Cuellar y de Laredo, Texas, Pete Sáenz, firmaron por primera vez una declaración para fortalecer los esquemas de cooperación en el cruce fronterizo más importante del mundo por donde transita el 41% del comercio bilateral entre México y Estados Unidos. Por su parte, los alcaldes de Douglas, Arizona, Robert Uribe, y de Agua Prieta, Sonora, Jesús Alfonso Montaño Durazo, anunciaron que están trabajando en incrementar el flujo comercial y crear un posible puerto fronterizo de carga comercial.
El alcalde de Uruapan, Michoacán, Víctor Manuel Manríquez González, y la alcaldesa de Culver City, Megan Sahli Wells, refrendaron un hermanamiento que cumple 55 años y que ha facilitado un intercambio académico y cultural entre ambas ciudades. Por su parte, el alcalde de Ecatepec, Estado de México, Fernando Vilchis Contreras, anunció su interés en formalizar un acuerdo con Leamington, Ontario en materia de cooperación para la gestión local. Los alcaldes de las ciudades de Guadalajara, Ismael del Toro Castro y Steve Adler de Austin, Texas, sostuvieron encuentros para seguir trabajando en temas de la industria creativa y digital. Los alcaldes de los municipios de Nezahualcóyotl, Juan Hugo de la Rosa García; Naucalpan, Patricia Elisa Duran Reveles; Coacalco, Darwin Renan Eslava Gamiño; Cuautitlán Izcalli, Ricardo Núñez Ayala; Nicolás Romero, Armando Navarrete López y de Ecatepec de Morelos, Fernando Vilchis Contreras, anunciaron la intención de suscribir un acuerdo regional con los alcaldes de las ciudades de Leamington, Ontario, Hilda MacDonald y Stephen K. Benjamin de Columbia, en materia de tecnología, empleo temporal y temas comerciales. Mazatlán no figuró por ninguna parte ni firmó algún acuerdo de cooperación.

El 21 de mayo el tesorero pagó 20 mil 844 pesos a la empresa Check Hotel S.A. de C.V., el hospedaje de los asistentes la cumbre de alcaldes sin especificar nombres de los huéspedes. En total fueron 42 mil pesos de viáticos para un viaje de 3 días sin que exista informe sobre el retorno de la inversión en la página de transparencia del Ayuntamiento.

Tampoco sin especificar motivos ni comisión, el 3 de junio repusieron viáticos al Químico por 6 mil 277. 24 pesos. Y ese mismo día le entregaron 50 mil pesos para gastos a comprobar. El 19 de junio le repusieron gastos de viáticos por 4 mil 569. 86 pesos y el 25 siguiente le entregaron otros 20 mil pesos para gastos a comprobar. El 8 de julio cobró otros 50 mil pesos de gastos a comprobar para viajar a la ciudad de Medellín, Colombia, donde asistió a la cumbre de alcaldes 2019 del 10 al 12 de julio.

El modesto aunque pretensioso alcalde mazatleco se perdió entre los  43 gobernantes de ciudades como Delhi, Yakarta, Seúl, Taipei, Doha y Kabul; 16 de América, entre ellos los alcaldes de South Miami, Ciudad de México, Pittsburgh y Medellín; de Europa Budapest, Amberes, Moscú, Kazan, Bilbao y Leipzig; además de representantes del Medio Oriente y Oceanía. Nadie se enteró que entre ellos andaba el presidente municipal de Mazatlán, un bello puerto del estado de Sinaloa, México. En la reunión abordaron “las últimas innovaciones y buenas prácticas de gobernanza decisivas para fomentar la confianza en las sociedades e instituciones locales, planificar el desarrollo económico y la seguridad ambiental, de cara a una era de fluctuaciones económicas impredecibles y fenómenos meteorológicos extremos”. Hasta la fecha no hay alguna acción gubernamental que justifique el viaje ni señales de que al menos entendieron el temario y propósito de la cumbre.

El 8 de agosto tramitó la reposición de 15 mil 755 pesos de gastos por atención a invitados especiales a quienes se les entregaron las llaves de la ciudad. Ese evento debe corresponder al encuentro con el presidente municipal de Fresnillo, Zacatecas, Saúl Monreal Ávila, hermano del líder del senado Ricardo Monreal, quien anunció el 2 de agosto el convenio de hermandad con Mazatlán que pretende fortalecer los lazos culturales entre ambas ciudades. Tampoco hay evidencias o beneficios públicos sobre este evento. El 17 de agosto recibió 20 mil pesos para gastos a comprobar sin especificar el concepto ni el motivo de la comisión. Es probable que se trate del viaje a la capital de la república para la “firma del convenio de colaboración entre la ciudad de México y Mazatlán con salida el día miércoles 21 agosto”. A diferencia de la generosa cantidad de la que dispone el alcalde para viáticos, los asistentes de prensa a ese mismo evento -Eunice Arredondo y Carlos Gamboa Avalos- solamente recibieron 3 mil 750 pesos cada uno.

El 26 de agosto recuperó 4 mil 833. 88 pesos por pago de hospedaje del presidente municipal de Fresnillo. Y el 31 de ese mismo mes recibió 7 mil 420.33 pesos como reposición de gastos por viáticos a la ciudad de México para asistir a “una reunión en la Secretaria de Hacienda y Crédito Público” de cuyos resultados tampoco ha informado.

El 2 de septiembre recibió 14 mil pesos para asistir al segundo informe del gobernador de Durango el 2 de sept.2019. El 20 de septiembre recibió 10 mil 262 pesos para asistir “al Consejo de la Comunicación, Voz de las Empresas” en la ciudad de México sin que haya justificado el motivo del viaje ni informado los resultados.

El 9 de octubre recibió 20 mil pesos más para para asistir a la Lotería Nacional que ese día celebró el sorteo para conmemorar el 182 aniversario de la instalación del primer cabildo mazatleco. Para darnos una idea del criterio inequitativo para calcular viáticos de los servidores públicos de Mazatlán, la Síndico Procurador Elsa Bojórquez Mascareño recibió el 8 de octubre 2 mil 733 pesos de viáticos para viajar a la ciudad de México el día 17 septiembre anterior, donde asistió a la reunión en la comunidad PIRC y sus socios para tratar temas de rendición de cuentas y combate a la corrupción. El 10 de octubre el alcalde cobró 11 mil 710 pesos para gastos por atención a invitados especiales. No especifican si se trató de la entrega de las llaves de la ciudad a Ignacio López Tarso, el Zurdo López o a Rigoberta Menchú. Ese mismo día le repusieron gastos por mil 824 pesos y mil 200.25 por viaje a Culiacán para entrevistas con medios de comunicación.

Ya encarrilado y con las arcas a su disposición, el Químico recibió el 15 de octubre otros 50 mil pesos para viajar a Ciudad del Carmen donde asistió al 1er. Encuentro nacional de Centros de Atención y Protección Al Turista (CAPTAS) y al encuentro internacional de auditores locales del 16 al 18 octubre. Según informes del propio alcalde y de la directora de CAPTA en el puerto, Mazatlán será sede del evento en 2020 y durante su participación “recibió solicitudes para hermanamientos, entre ellas la de Puerto Progreso, Yucatán y Rumania”, viaje este último que ya planea aunque ignore donde queda ese país. Unos cuantos días después, el 24 de octubre le entregaron 30 mil pesos adicionales para asistir del 25 al 27 de octubre al “evento de Día de Muertos y rueda de prensa sobre el carnaval internacional de Mazatlán 2020” a la ciudad de México, cuyos detalles y gastos totales aún no se conocen en Mazatlán.

Otros funcionarios viajeros son el consentido del presidente David González Torrentera –otro transfuga del panismo- que ha realizado varios viajes “de promoción” sin informar los resultados ni la inversión de retorno. Pero esa es otra historia.

Continuará
paralelomm@gmail.com



RNotas Relacionadas